jump to navigation

Agentes Electronicos ¿Pueden los computadores realizar contratos?

Agentes Electronicos
¿Pueden los computadores realizar contratos?

Autor: Pablo Moreira Lumbrera
Abstract:
El rol de los computadores en el comercio electrónico, cada día evoluciona mas, ya no solo facilitan las comunicaciones sino que son capaces de iniciarlas tomando un rol activo de participación, los computadores pueden operar no solo automáticamente mejorando los costos de operación, sino que ahora pueden hacerlo de una forma autónoma, a través de lo que se ha llamado inteligencia artificial, los computadores autónomos pueden aprender a través de la experiencia, modificar sus instrucciones en sus programas, e incluso crear nuevas instrucciones (…)

El rol de los computadores en el comercio electrónico, cada día evoluciona mas, ya no solo facilitan las comunicaciones sino que son capaces de iniciarlas tomando un rol activo de participación, los computadores pueden operar no solo automáticamente mejorando los costos de operación, sino que ahora pueden hacerlo de una forma autónoma, a través de lo que se ha llamado inteligencia artificial, los computadores autónomos pueden aprender a través de la experiencia, modificar sus instrucciones en sus programas, e incluso crear nuevas instrucciones, ellos pueden tomar decisiones en base a  estas instrucciones modificadas o creadas por ellos mismos, si los computadores autónomos son capaces de aprender y modificar su propia conducta de esta manera, una implicación razonable de esto seria que son capaces de manifestar[i] ( o por lo menos aparentar manifestar) los procesos cognoscitivos humanos que se asocian con el ejercicio de la voluntad libre. Estos procesos incluyen, tomar decisiones, resolver problemas y dar o negar consentimiento. Esta claro que los computadores son capaces de replicar, o al menos imitar los procesos que se miran como evidencia para expresar el ejercicio de la libre voluntad, esta situación  que a simple vista nos parece de ciencia ficción ya ha sido tratada directamente por el parlamento Ingles en el contexto de la ley de copyright[ii]

Consideraremos que es lo que sucede cuando un computador esta programado no solo para negociar detalles como el precio, la cantidad, las fechas de entrega y pago, sino que también para decidir si realiza o acepta una oferta sin la intervención de un comerciante humano, para esto usaremos el siguiente escenario:

Un comprador accede a un computador autónomo (agente electrónico) controlado por un vendedor y pregunta el precio de unos libros. El comprador nunca ha realizado ningún trato anterior con el vendedor ni con el computador del vendedor. Habiendo revisado que existen libros en stock, la computadora utiliza el conocimiento que a obtenido ella misma para calcular el precio a través de una compleja formula que ha ido evolucionando por si misma. El computador después notifica al comprador del precio al cual esta preparado a vender los libros, el comprador responde ordenando un cierta cantidad de libros del computador al precio acordado. El computador informa al comprador qué acepta su orden y luego despacha la cantidad de libros acordados al comprador junto con un debito apropiado que se descontara de su cuenta bancaria. El vendedor nunca supo que esta transacción ha ocurrido. ¿Constituye esta transacción un contrato valido?, si la respuesta es si, ¿Entre quienes?

Este escenario plantea una serie de dificultades para la doctrina clásica de formación del consentimiento en la cual para constituir un contrato se requiere:

A) deben existir dos o mas partes distintas capaces de contratar

B)  debe existir un acuerdo, que es producto de una oferta  que debe ser completa y una aceptación de la misma de una forma pura y simple, esto es sin introducirle modificaciones, (teoría del espejo) de lo contrario se produciría una contraoferta.

C)  Debe existir una voluntad real, de obligarse por las promesas realizadas mutuamente

Analizaremos pues cada uno de estos requisitos el primer requisito sobre que partes son capaces de contratar, según nuestro Código Civil en su articulo 1445 “Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad es necesario: 1 que sea legalmente capaz; 2 que consienta en dicho acto o declaración y su consentimiento no adolezca de vicio; 3 que recaiga sobre un objeto licito; 4 que tenga una causa licita.

La capacidad legal de una persona consiste en poderse obligar por si misma, y sin el ministerio o la autorización de otra.” Es generalmente aceptado que tanto las personas naturales como las jurídicas son capaces de celebrar actos y contratos así nuestro articulo 1446 señala, “Toda persona es legalmente capaz, excepto aquellas que la ley declara incapaces.”. Los computadores claramente no son personas naturales, ni tampoco son personas jurídicas,  en nuestro escenario tanto la persona que compra como el vendedor son personas naturales capaces de ser partes en la contratación. El computador autónomo, claramente no puede ser considerado una parte.

En la legislación de Estados Unidos se resolvió la situación de los Agentes Electrónicos en la UCITA (Uniform Commercial Transactions Act ) en su sección 206[iii] y en la sección 14 de la UETA (Uniform Electronic Transactions Act) la primera señala que un contrato puede ser formado por la interacción de Agentes Electrónicos. Si producto de esta interacción se producen situaciones que indican aceptación u oferta por parte del Agente Electrónico, en tal caso un contrato será formado, pero la corte puede garantizar una solución si las operaciones realizadas son producto de fraude, error electrónico o circunstancias similares[iv]  al mismo tiempo trata la situación en que un contrato es formado por la interacción de un agente electrónico y un individuo. Esta determina que el contrato se forma si el individuo realiza ciertos actos, sabiendo y tomando razón que sus actos causaran que el agente electrónico realice o le proporcione beneficios o que el individuo indique aceptación sin importar otros actos que el individuo pueda realizar, a los cuales el tiene conocimiento que el agente electrónico no puede responder. Al mismo tiempo la UETA en su sección 14[v] es mas amplia pues confirma que los contratos pueden ser ejecutados por maquinas a través de los agentes electrónicos. Niega cualquier reclamo que pueda realizarse en atención a la falta de intención humana (voluntad), al momento de realizarse la formación del contrato. Cuando estos contratos son realizados por los agentes electrónicos el requisito de intención (Voluntad) fluye del programa y uso de la maquina.

Continuando con nuestro escenario debe producirse la existencia de un acuerdo, esto mediante la oferta y la aceptación de tal forma que nos preguntamos que constituye una oferta LEÓN HURTADO ha definido la oferta como “la manifestación de voluntad  que una persona hace a otra proponiéndole celebrar una convención determinada que puede quedar perfecta con la simple aquiescencia de ésta.”[vi]

Por otra parte ALESSANDRI-SOMARRIBA-VODANOVIC definen la oferta como “un acto jurídico por el cual una persona propone a otra la celebración de un contrato en términos tales, que  para que este quede perfecto, basta con que el destinatario de la oferta simplemente la acepte” [vii]

En nuestro ejemplo, el vendedor a programado el computador para que futuros clientes puedan realizar ordenes con el. ¿Constituye el mero hecho de la disponibilidad, una oferta?, probablemente no, al echo de acceder al computador debiéramos darle una trato según el articulo 105 del código de comercio “Las ofertas indeterminadas contenidas en circulares, catálogos, notas de precios corrientes, prospectos o en cualquiera otra especie de anuncios, no son obligatorias para el que las hace.” Debemos entender estas ofertas como técnicas de publicidad para promover ciertos productos y por lo tanto al igual que ocurre en la legislación norteamericana cuando propongo la venta de una cantidad limitada de un producto a más personas que las cantidad de productos que tengo sin indicar la cantidad, en este caso no se trata de una oferta, dijimos posteriormente que el comprador solicitaba el precio de los libros, en respuesta a este pedido de información el Computador del vendedor calculaba e indicaba los precios, ni la solicitud de información ni la entrega de la misma puede ser considerada como una oferta. Posteriormente el comprador ordena una cierta cantidad de productos, la orden de compra esta suficientemente detallada y creemos que es capas de ser considerada una oferta.

Por tanto bajo este ejemplo ¿que constituiría la aceptación?  LEÓN HURTADO ha definido aceptación como “el acto jurídico mediante el cual el destinatario de la oferta manifiesta su conformidad con ella[viii]

Los autores ALESSANDRI-SOMARRIBA-VODANOVIC han definido a la aceptación como “el acto por el cual la persona a quien va dirigida la oferta manifiesta su conformidad con ella.”[ix]

El computador usara palabras que se tomaran como un reflejo de la oferta, demostrando así una intención de aceptar la misma ¿pero cual intención? Podemos al respecto dar 3 soluciones:

A) La intención corresponde al computador del vendedor solamente.  Si determinamos que los computadores no pueden ser partes esto opción no nos sirve.

B) La  intención corresponde solamente al vendedor. Este punto de vista es problemático ya que el vendedor nunca supo de la venta.

C) La intención del comprador subyace en la activación del programa, esta opción parece la más acertada, pero que pasa cuando la edición de ofertar o aceptar es producto de la modificación del programa realizada en forma autónoma por el computador.

Álvarez-Cienfuegos se ha preguntado -frente a la problemática de los Agentes Electrónicos y los límites de la teoría clásica del negocio jurídico si la respuesta del computador forma parte de la voluntad del usuario y si realmente existe en los términos del Código civil una clara voluntad psicológica, consciente, libre y actual, tal como lo exige desde antiguo la dogmática del negocio jurídico. ¿Cómo entender aquí el juego de principios como la autonomía de la voluntad, el concurso de la oferta y la demanda en la perfección de un contrato?// ¿Serían también relevantes los vicios o errores de la voluntad?, ¿cómo deberían ser interpretados?[x]

Barriuso a tal efecto, en un criterio que parece compartir la mayoría de la doctrina señala que “el acto de voluntad determinante se encuentra en la activación del sistema, que se completa con la voluntad expresada en el momento de la programación del sistema y que subyace, por tanto, en el programa, lo que a efectos de su validez determina que desde el momento que el contratante da por bueno el sistema y lo activa, convalida cualquier futuro proceso del sistema que actúe fiel a su programación y sin errores[xi].

La voluntad de las partes se lleva a cabo en dos momentos: en la elaboración del programa y en la fase de comunicación o de transmisión de la voluntad, nuestro Código Civil chileno no exige nada más a la voluntad que su expresión genuina, ello ocurre por ejemplo en el artículo 1.445 que sólo requiere que el autor consienta en dicho acto o declaración y su consentimiento no adolezca de vicio.

Podríamos determinar que esta voluntad de verse obligado por los actos realizados por el Agente electrónico (Computador autónomo) es suficiente para constituir el requisito de la Voluntad, lo mismo sucede cuando una persona firma un contrato sin leerlo generalmente será obligado por los términos contenidos en el mismo, aquí la persona se obliga por lo que realiza en ves de que por lo que intenta realizar, y ella es responsable debido a que es necesario dar certeza jurídica para que las otras partes puedan confiar razonablemente.

El problema que esto conlleva es que si el computador comete un error o realiza actos no previstos estos igualmente obligarían a la persona que activo el sistema del computador[xii]

Otra posibilidad seria plantear que para que estos acuerdos tengan fuerza obligatoria, las decisiones del computador deberán ser siempre autorizadas por un sujeto humano.

Las normas del Código de Comercio y Código Civil  fueron construidas de acuerdo a  una realidad muy distinta a la actual, la normativa en vigor aplicable al negocio jurídico siempre se basa en la idea de presencia o ausencia física de las partes, nociones que en la forma como han sido entendidas por la legislación se encuentran francamente obsoletas. Los legisladores del siglo pasado difícilmente pudieron prever el desarrollo de las comunicaciones y la creación de los ordenadores, pero ello no debe ser obstáculo para no tratar de aplicar las normas señaladas. Ello ya que las normas una vez que entran en vigencia adquieren vida propia y se deben adaptar a realidades sociales diversas a las que les dieron nacimiento. Es esta la labor que debe asumir el intérprete. A pesar de lo expresado no siempre es posible aplicar las normas a este tipo de situaciones novedosas y aparecen vacíos legislativos que deben ser salvadas a través de las sentencias judicial


[i] Una excelente fuente de material sobre inteligencia artificial y sobre como las maquinas pueden aprender, [ONLINE], http://www.cs.umass.edu/csinfo/research/machinelearn.html, Enero 2005.
[ii]Copyright Designs and Patents Act 1988, ch 48 (Eng.)  Así el acta define “computer-generated” workcomo”trabajo generado por un computador en circunstancias que no existe un autor humanodeltrabajo”

[iii]SECTION 206. UCITA OFFER AND ACCEPTANCE: ELECTRONIC AGENTS.

(a) A contract may be formed by the interaction of electronic agents. If the interaction results in the electronic agents’ engaging in operations that under the circumstances indicate acceptance of an offer, a contract is formed, but a court may grant appropriate relief if the operations resulted from fraud, electronic mistake, or the like.

(b) A contract may be formed by the interaction of an electronic agent and an individual acting on the individual’s own behalf or for another person. A contract is formed if the individual takes an action or makes a statement that the individual can refuse to take or say and that the individual has reason to know will:

(1) cause the electronic agent to perform, provide benefits, or allow the use or access that is the subject of the contract, or send instructions to do so; or

(2) indicate acceptance, regardless of other expressions or actions by the individual to which the individual has reason to know the electronic agent cannot react.

(c) The terms of a contract formed under subsection (b) are determined under Section 208 or 209 but do not include a term provided by the individual if the individual had reason to know that the electronic agent could not react to the term.

[iv]RICHARD D. WILLIAMS, BRUCE T. SMYTH: “Computer and Internet liability, Strategies, claims and defences”, Second Edition, Ed. Aspen Law & Business, 2002.

[v]In an automated transaction, the following rules apply:

(1) A contract may be formed by the interaction of electronic agents of the parties, even if no individual was aware of or reviewed the electronic agents’ actions or the resulting terms and agreements.

(2) A contract may be formed by the interaction of an electronic agent and an individual, acting on the individual’s own behalf or for another person, including by an interaction in which the individual performs actions that the individual is free to refuse to perform and which the individual knows or has reason to know will cause the electronic agent to complete the transaction or performance.

(3) The terms of the contract are determined by the substantive law applicable to it.

[vi]LEÓN HURTADO AVELINO, “La voluntad y la capacidad en los actos jurídicos”, Editorial Jurídica, 1991, pp. 57.
[vii]ALESSANDRI-SOMARRIVA-VODANOVIC, “Derecho Civil, Parte Preliminar y Parte General”, Tomo Segundo, Editorial Ediar, año 1990, pp. 193.
[viii]LEÓN HURTADO AVELINO, “La voluntad y la capacidad en los actos jurídicos”, Editorial Jurídica, año 1991, pp.64
[ix]ALESSANDRI-SOMARRIVA-VODANOVIC, “Derecho Civil, Parte Preliminar y Parte General”, Tomo Segundo, Editorial Ediar, año 1990, pp. 195
[x]ALVAREZ-CIENFUEGOS, JOSE MARIA: “Las Obligaciones Concertadas por Medios Electrónicos y la Documentación Electrónica de los Actos Jurídicos”,  Madrid. La Ley. T. IV, p. 1.020
[xi]BARRIUSO RUÍZ CARLOS, “La contratación electrónica” Editorial Dykinson, 1998
[xii]State Farm Mutual Automobile Insurance Co v. Bockhorst  En este caso un motorista mato a un peatón  después que su seguro de automóvil havia caducado. El entonces contacto a su compañía de seguros y pidió que la compañía lo asegurara retroactivamente desde la fecha en que el seguro había caducado. El agente advirtió a la compañía el intento del motorista de obtener cobertura por un accidente que ya había ocurrido. Normalmente la compañía negaría el otorgar la póliza. El problema se planteo en que la computadora al ingresarse los datos no estaba programada para ingresar datos sobre el accidente que había ocurrido, de tal suerte que solo se ingreso los detalles que pedían la restitución de la póliza, la computadora pues envió un aviso al motorista indicando que la póliza estaba reinstalada. Sin importar la conducta desleal del motorista, la corte determino que el aviso enviado por la computadora constituía una obligación, pues la computadora era un agente independiente de la compañía, y actuando bajo su autorización  obligaba a la compañía.

(Fuente,  http://www.alfa-redi.org/node/9531)

A %d blogueros les gusta esto: